Dos oraciones para dar gracias a la Virgen

Dos oraciones para dar gracias a la Virgen

Like
25
0
martes, 11 septiembre 2018
noticias

Gracias por ser Santa María. Gracias por haberte abierto a la gracia, y a la escucha de la Palabra, desde siempre.

Gracias por haber acogido en tu seno purísimo a quien es la Vida y el Amor.

Gracias por haber mantenido tu “Hágase” a través de todos los acontecimientos de tu vida.

Gracias por tus ejemplos dignos de ser acogidos y vividos. Gracias por tu sencillez, por tu docilidad, por esa magnífica sobriedad, por tu capacidad de escucha, por tu reverencia, por tu fidelidad, por tu magnanimidad, y por todas aquellas virtudes que rivalizan en belleza entre sí y que Dios nos permite atisbar en ti.

Gracias por tu mirada maternal, por tus intercesiones, tu ternura, tus auxilios y orientaciones.

Gracias por tantas bondades. En fin, gracias por ser Santa María, Madre del Señor Jesús y nuestra. Amén.

– Oh! Virgen María, Santísima Madre, Rosa Mística, a tus pies te pido me arropes con tu manto de protección maternal. Tú eres mi esperanza, mi consuelo, la Madre que me ayuda y protege, la Madre que intercede ante Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo para que mis súplicas sean escuchadas aún cuando a menudo no lo merezca. Por saber eso, más son las veces que he suplicado que las que te he agradecido. A Ti Madre misericordiosa te pido perdón, perdón por los momentos que me he alejado de Ti, perdón por tanto pedir y poco agradecer, perdón por no comparar tu sufrimiento con los míos, perdón por herir tu Sagrado e Inmaculado Corazón de Madre haciéndote sufrir. Que tu Divino Hijo pueda también perdonarme.

Humildemente y pidiéndote perdón, te ofrezco este momento para darte gracias. Gracias por todo lo que me has dado y no he valorado; gracias por la vida, las penas y las alegrías; gracias por tu intercesión ante tu Divino Hijo y nuestro Padre Celestial para nuestro perdón. Bendita seas Santísima Virgen María, Rosa Mística, Madre de Dios y Madre nuestra. ¡Alabado sea el Señor! Que los Santos ángeles y arcángeles, junto con toda la corte celestial que siempre te acompañan, iluminen nuestros pasos y nos guíen por tu camino… un camino lleno de fe, amor, paz y bondad.

Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío. Oh Dulce Corazón de María sé la salvación mía. Amén. (Padre Nuestro, Avemaría y Gloria… Dios te Salve Reina y Madre….)

A Ti Madre, María Rosa Mística, por Tu bondad, misericordia y rayo de luz en nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu Title